Blogia
César Ayala

Cómic

Kimota!

Alan Moore es el Stanley Kubrick del cómic. No suele repetir géneros, detallista hasta el infinito y bastante polémico... y un genio.

Recientemente me he podido leer Miracleman, una serie  de la que cuando fue editada en España, sólo me pude hacer con unos numeros y poco más (pero el más polémico, el del parto, lo tengo, y el uno, también) y la verdad, era bastante crío.

Pero si en aquellos años me impactó un tanto aquellos cómics de superhéroes tan... diferentes, ahora que me he leído los 16 números guionizados por Alan Moore (los mejores) y los 8 de Neil Gaiman (buenos pero no tanto), realmente me ha sorprendido muchisimo.

Miracleman es "Como ve Alan Moore a Superman". Bueno, y al Capitán Marvel. En definitiva, es la visión de Moore de esos superhéroes realmente poderosos, capaces de cambiar el mundo en nada.

La historia, comienza con un periodista, Michael Moran, que tiene pesadillas, sueños extraños y una palabra en la punta de la lengua. En una manifestación en una central nuclear, un grupo terrorista le toma de rehén y cuando la cosa está a punto de desmadrarse, Moran recupera esa palabra: Kimota.

Y se transforma en Miracleman, un superhéroe muy poderoso con poderes similares a Superman. A partir de ahí, comienza la vida de Moran-Miracleman junto a su esposa.

En el segundo número ya aparece el que fuera Kid Miracleman, que se convertirá en la archinémesis de Miracleman (y mucho más poderoso, ha tenido 20 años para dominar sus poderes) y más adelante, aparecera el Dr. Gargunza, archienemigo de MM en los 50 y que resulta tiene un papel mucho mayor de lo que se pensaba...

La verdad es que Miracleman tiene un esquema muy típico. Hombre normal que se transforma en superhombre (ejem), el amigo dle pasado que es ahora un enemigo (ejem), descubrimiento del origen REAL del personaje, viaje estelar, extraterrestres, creación de un supergrupo... pero el que lo hace es Moore.

Y la verdad es que Miracleman, a pesar de ser un cómic de los 80 se conserva (como todos los cómics de Moore) a la perfección. Y realmente tiene mucha fuerza. La historia, es sólida como una roca, los personajes muy muy interesantes y tiene unos giros argumentales que te dejan con la boca abierta.

Pero a mi personalmente lo que más me ha gustado es la batalla final de los últimos números de la etapa Moore (luego lo cogería Neil Gaiman y le daría ese toque personal tan Gaiman...).

Kid Miracleman se ha liberado, y ha tenido varias horas para arrasar Londres. Y las escenas que aparecen en el cómic son realmente crueles y duras. Cuerdas hechas de intestinos, cadaveres clavados en las agujas del big beng, lluvias de brazos y manos, un tablero de ajedrez cubierto de pechos femeninos (blancos y negros...) en fin, aún hoy, en el que supuestamente estamos "tan a vueltas de todo" tiene una fuerza enorme y es bastante horripilante. Y en mitad de ese infierno, aparecen Miracleman y sus compañeros.

A partir de ahí, transcurre la que considero una de las mejores peleas de superhéroes que he leído nunca. Realmente épica, con superhéroes desatados llendo a por todas (cuando ves como lanzan el banco de inglaterra al supervillano... sabes que van en serio, y eso es sólo el principio) y un malo que es que es MALO de verdad. Es decir, es el ideal platónico de pelea de superhéroes. Blanco absoluto contra Negro absoluto, y en juego el destino de la creación. Una de esas cosas que dices "Ostia!" cuando las lees. Huelga decir que mueren superhéroes allí, Moore no se anda con remilgos. Pero cuando lo lees, lo primero es que no estas seguro en absoluto de que los buenos (que una cosa  quede clara: Miracleman es bueno. Muy bueno. Un tipo excepcional, el summun de los valores morales positivos) vayan a salvar el día. Ver como combaten en Londres, después en lo más profundo de la fosa de las marianas y finalmente en Londres de nuevo, sería indescriptible, pero Moore lo logra.

Y vaya si lo logra. Pero esa pelea no es el eje de toda la historia, que como todas las historias de Moore, tiene muchos ejes. Uno de ellos es la hija de Miracleman con la esposa de Moran. Naturalmente, la niña sale con más poderes que una navaja suiza y el detective marciano juntos, y a medida que va pasando el tiempo, la relación entre madre e hija va empeorando, Liz Moran no puede adaptarse a Miracleman y a esa hija que ha parido, por lo que acaba marchándose y en el final de la serie... rogándole a Miracleman que salga de su vida destrozada.

 En definitiva: es un cómic grandioso. Por desgracia hacerse con él fuera del mundo del P2P es imposible y/o carísimo.

El problema, la razón por la que la serie nunca pudo "acabar" son los derechos de autor. Alan Moore tenía parte de los derechos (el 30%), hizo los 16 numeros de Miracleman (que podrían haber sido toda la serie sin ningún problema) y después le dio su porcentaje de los derechos a Neil Gaiman (algo muy habitual de Moore, hace lo suyo y luego deja que otro continue como le de la gana). Miracleman lo editaba Eclipse, pero de lo que haría Neil Gaiman (18 números divididos en ciclos de 3) solo pudo hacer 8. Eclipse se fue al garete del todo y ya no había medios para publicar aquello. Todd Mcfarlane (en aquel tiempo Gaiman y Moore le habían ayudado en Spawn) se hace con los derechos de Eclipse y de repente, la publicación de Miracleman se vuelve realmente confusa. La cuestión es que al comprar Eclipse y todos sus personajes, Mcfarlane también poseía parte de Miracleman, pero Gaiman, Mcfarlane y los otros poseedores de lso derechos no pudieron ponerse de acuerdo para nada.... en fin, buscad en Wikipedia Miracleman y enteraos.

Pero recientemente he estado indagando y parece que hay luz al final del túnel. Los juicios han acabado dando la razón a Gaiman, por lo qué este podrá volver a publicar cosas de Miracleman (he leído algo sobre un tomo recopilatorio... yumm yumm).

Mientras tanto, solo me queda recomendar fervientemente la lectura de este pedazo de cómic como la copa de un pino.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Charles Xavier: El Mayor Supervillano de la Historia. Todo un cabrón.

El otro día, mientras malgastaba horas de mi vida junto a mis coleguillas, empezamos a hablar de cómics, que es como hablar del mundo rosa, pero como es friki, te sientes alejado del populacho.
Y empezamos rememorando a Pícara, que fijate que han pasado años y años y años y nunca se les ocurrió darla algun cachivache tecnológico de esos para que los poderes se la apaguen. Es decir, Rondador y Coloso tenían los inductores de imagen, Forja hacía con una tostadora una nave hiperespacial (y de hecho, HIZO un cacharro que quitaba poderes, que le pregunten a Tormenta).

Pícara se fue a la Mansión para que la ayudaran con lo de Carol Danvers y sus poderes y tal. ¿Que hizo Xavier? NADA.
Pero claro, es que entonces nos pusimos a recordar a otros mutantes que fueron a que les ayudara Xavier...
Lobezno, sus ataques de rabia y su pasado. Xavier no hizo NADA.
Alex Summers, Kaos, el control de sus poderes. Xavier no le enseño NADA.
El Angel era un multimillonario guaperas, su poder mutante le molaba al populacho y la peña le respetaba. ¿Que aprendio en la Mansion? NADA. De hecho por enredar con eso, se le morian las novias, le cortaban las alas, se volvia azul... en fin. Ademas de que su superpoder realmente, en una batalla contra Thanos o gente asi... ¿de que cojones sirve? Si volar vuela casi todo dios!
Jean Grey, Xavier en lo de Fenix... no hizo NADA.
Illyana, la hermana de Coloso. Vino a la mansión y mira, al infierno una temporadita, niña demoniaca y al final acabo como acabo.
Cifra, el bueno de Doug Ramsey, cuyo superpoder era entender idiomas... algo imprescindible si te vas a dar de ostias con el Juggernaut. Naturalmente, murió. Gracias profesor Xavier.
Mariposa Mental, lo bien que estaba ella en Inglaterra, pero nada, cambios de cuerpo, viajes al lugar peligroso aquel...
El Hombre de Hielo, un mongolo que solo sabia hacer toboganes de hielo que hasta que no vino la Reina Blanca a enredarle en el cerebro no aprovechó sus poderes.
Ciclope, un tipo sin carisma y sin ningun liderazgo real que gracias a Xavier sigue siendolo.
Karma, la de los Nuevos Mutantes, esta ya sabia controlar sus poderes pero se fue con Charlie para que la ayudara a encontrar a sus hermanos. No encontro una puta mierda con la ayuda de Xavier.
La Bestia, este entro siendo un tipo grande y tal, y ahora es una especie de delirio peludo que caga en una caja de arena.
¿Os acordais cuando Lilandra buscaba a Xavier por el espacio? ¿Para qué? ¿Para ser el pene de la emperatrix?
Bishop, un tipo que venia de un futuro donde era un policia represor y todo eso... viaja al pasado y tachaaaaan ahora es "detective" de mutantes.
Los Morlocks. No creo que haga falta decir mucho más sobre la ayuda que presto Xavier a los morlocks.
Pero no solo eso, rememoremos a algunos de los augustos invitados de la Mansion:
-Dientes de Sable. Impresionante oiga. Esto no se lo creía nadie. Que bonito cuando la chica aquella le llevaba la comidita y todo eso y tal y cual. Logicamente, monto una carniceria.
-Magneto. ¿Quién mejor que un asesino reconocido, racista y perseguido por las leyes de todo el mundo (con razon) para educar a adolescentes? Encima este ha ido y ha vuelto más veces que Ben Grimm de los 4F.
-La Reina Blanca. En una escuela para jovenes talentos de esos, donde la mayor parte son criucos ¿de verdad una profesora ninfomaniaca vestida como una actriz porno que les transmite fantasias sexuales con la mente es una buena figura educativa? Es decir, a mi me encantaria que la Reina Blanca me enseñase de todo pero ponerle a la tipa esa a niños y niñas que mayormente, son deformes (curioso la de mutantes horribles fisicamente que hay, y ninguno en la patrulla propiamente dicho) y con graves problemas de identidad. Vamos, no me imagino a la perra de la guerra esta de cuerpo esculpido con bisturi diciendole a un niño con el poder de ser jodidamente feo "debes sentirte orgulloso de ti mismo, como hago yo"
-El Juggernaut. Que coño hace este tipo, que para empezar no es un mutante ahi metido?

Pero no solo eso, sino que el famoso poseedor de "La Mente Mas Poderosa de la Tierra" tuvo la desfachatez de procrear, y de su semilla nacio Legion. Un tipo que era telekinetico, pirokinetico y telepatakinetico y lo que se os ocurra. ¿Que le pasaba? Que tenia problemas mentales. ¿Y que hizo Xavier? NADA. NO LOGRO NADA.
Pero no pasa nada, porque Legion generó La Era de Apocalipsis, que era un mundo alternativo donde todos eran duros de la ostia y molaban que te pasas (eso fue cuando Apocalipsis era alguien y salia hasta en Barbie Semanal).
Pero cuidado, que Onslaught, el megavillano ultrapoderoso aquel que daba de ostias a todo lo que se moviera (y a lo que no, mas le valia no hacerlo) surgio de TACHAAAAAAN la mente de Xavier. Que no olvidemos que en los primerisimos numeros de la Patrulla, el Xavier estaba todo empollado con la Jean Grey (dios mio, que no tenia ni 15 años!!!!) y claro, de esa lascivia surgio un ente capaz de arrasar mundos. Xavier malfollado tiene mas peligro que Galactus. No se obceque con este horror tecnologico que ha construido, su poder no es nada comparado con el de la ereccion de Xavier.

Pero no pasa nada, porque como Xavier ESTRANGULO A SU GEMELA EN EL UTERO esto al final acabo creando una movida que te pasas que te cagas.
Y como no recordar a Ave de Trueno, poseedor del titulo de Muerte Mas Estupida y al que Xavier controlando con la mente podria haber salvado (lo ha hecho millones de veces, incluso llegando a borrar recuerdos, poner recuerdos y todas esas cosas que luego dice que no se deben hacer).

En fin, despues de decadas leyendo comics de mutantes, la conclusion es que el PEOR enemigo de la causa mutante es precisamente, Xavier y su puto sueño.
Por eso, logicamente, en los momentos de lucidez a los mutis que andan por ahi les da por largarse con viento fresco a donde arreglan sus problemas de verdad: Sus series propias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Batman: Dark Victory

Ayer me compre en la tienda de mi librerio habitual (nemesis en santander, la publicidad va de gratis)el tocho que ha editado Norma con la serie de Batman: Dark Victory.
26 eurazos, pero viendo a como vende Norma los tomitos sueltos, es un chollo, con su tapa dura y mogollón de páginas. Y además empieza y acaba, un descanso.

La historia es la continuación de "El Largo Halloween" el cual no me he leído porque en la tienda no lo tenían, pero que ojee adecuadamente cuando sí lo tenían, que a su vez es continuación de Batman: Año Uno, si no recuerdo mal, que ese si que le tengo y como me gusta, por cierto.
La historia presenta a Batman en su tercer año (más o menos) como Batman. Aunque ya aparecen los malos de toda la vida, que si Dos Caras, que si el Joker, que si el de más allá, al menos no son tan cansinos como otras veces.
El argumento trata de la lucha por el poder en Gotham entre las familias mafiosas tradicionales y los novedosos psicopatas disfrazados o con problemas (los malos de Batman vamos). También va de Batman, claro está, y sus relaciones con Selina Kyla (blanca y morena, catwoman modelo tradicional vamos) y la búsqueda de un asesino de policías en serie al que se llama "El Verdugo" y que se carga a muchos expolicias corruptos, y después, a polícias normales...

La historia está en su mayoría, muy bien. Gotham sitio oscuro, el comisario gordon tiene sus problemas familiares habituales (y como siga así, Gordon va a echar a Batman de la serie, del carisma que tiene), sale varias veces la muerte de los padres de Batman, y los planes de los malos están currados.
Lo que me gustó mucho fue la aparición del joven Dick Grayson, es decir, el primer Robin. Un niño de una familia de equilibristas que mueren en unos problemillas del dueño con la mafia. Está muy bien porque entiendes porqué Bruce Wayne lo adopta y acoge, con unas escenas muy bien hechas la verdad. El cómic utilizado como cómic vamos.
El problema es que cuando el niño empieza a despuntar y a hacer cabriolas, Batman lo empieza a entrenar. Bueno vale, que lo entrene. Pero al final, acaba hasta con uniforme y todo luchando contra el Joker y porrón de malos...
Vamos a ver, Robin es un personaje que mayormente si existe es porque... no lo se yo muy bien. Vale que en esta "Reinvención de Batman" que es la serie esta, tenga que salir. Pero no creo que en 20 páginas tenga que pasar de huérfano a robin coño!!! Sobretodo con lo bien que está al principio... si es que no puede ser.

Por lo demás, un tomo cojonudo. Además, si lo regalas con el Año Uno y El Largo Halloween, vas a quedar como un señor.

Dentro de lo que es esta moda de "Contamos de nuevo las historias de los superhéroes más chulis, pero dandoles otro toque" esto de Batman es de lo mejor. Los de Marvel con su línea Ultimate a veces parece que se preocupan más de que sus personajes sean LO MÁS de LO MÁS (basta con ver la serie de los Ultimates... ¿de verdad me tengo que creer que hulk diciendo "hulk no gay HULK NO GAY" es algo estupendo?) que de contar historias buenas de las de verdad.

En definitiva, si te gusta Batman o quieres ponerte al día porque la Batmania se vuelve a cernir sobre nosotros (espero que esta vez no cante Prince... o que narices, que lo haga) con la nueva película, un tomo de lectura casi obligatoria. Además tiene la ventaja de que si tus padres o amigos te pillan con él, no pasa nada, que Batman es Batman coñe.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres